El Real, con el Chapu como protagonista, cerró la serie en casa por 3-1 ante el Barcelona y repitió el título de la Liga Endesa.

Chapu_1

El Real Madrid se coronó como campeón de la Liga por segunda temporada consecutiva. No le ocurría en los últimos 22 años, desde la era Sabonis. El equipo blanco sacó su carácter a pasear para superar al Barcelona, que dio la cara hasta el final. Sergio Llull, 21 puntos, fue otra vez decisivo y, como en 2015, resultó elegido MVP. El Barça, que llegó a ganar por 11 puntos en el segundo cuarto, no aguantó el tirón. Otra vez encajó más de 90 puntos. En esas cifras su rival es insuperable. Pudo ser el último partido de Xavi Pascual en el banquillo azulgrana.

El Barcelona se quedó con el primer juego producto de una agónica victoria por 100-99 y se adelantó en la serie -al mejor de cinco- a por el título en la Liga Endesa. Estando abajo 98-99 y con solo tres segundos en el reloj, Navarro sacó de fondo, se desmarcó y asistió a Perperoglou para el delirio Culé. En el Real Madrid, Andrés Nocioni sumó 7 puntos, 3 rebotes y 1 asistencia en 12 minutos.

En el segundo encuentro, la visita se tomó revancha conquistando un triunfo fuera de casa para regresar la serie a Madrid con una victoria por lado. Fue un contundente 70-90 con 3 puntos y 3 rebotes del Chapu en 11 minutos de pista.

En el tercer partido, el Madrid se encargó de hacer valer la ventaja de cancha y con un contundente triunfo por 91-74 los dirigidos por Pablo Laso se ganaron la chance de cerrar la cuestión en el Barclaycard Center. Andrés Nocioni sumó 6 puntos en 12 minutos de juego.

En el cuarto cotejo, los madrileños no iban a dejar pasar la chance de campeonar ante su gente, y con triunfo por 91-84 revalidaron el trofeo conquistado en la edición anterior. El Chapu colaboró con 7 puntos, 1 rebote y 2 robos en 10 minutos de cancha para que el Real Madrid se consagre campeón.

 

 

Por Gabriel Beratz

Advertisements